COMO AYUDAR A UN NIÑO CON TDAH A ESTUDIAR


18-04-2020

Reading time: 6 mins, 39 segs

El aprendizaje y la atención

Es conocido el efecto negativo que tiene el estrés y la ansiedad sobre la capacidad atencional. Más aun cuando coincide con demandas adicionales o inusuales, como cumplir con los actuales requerimientos de la educación a distancia y el uso de la tecnología, junto con la organización de tareas domésticas y exigencias emocionales para todos. Al respecto, el material siguiente ha sido extraído, editado y adaptado por el Departamento psicopedagógico y el Departamento de atención a las necesidades educativas especiales (DANEE), de MISIÓN TDAH | ROMINA OLMEDO.

Se trata de dar algunas ideas para trabajar el tema de las dificultades de atención, sobre todo con quienes tienen una condición particular limitación al respecto.

CÓMO AYUDAR A ESTUDIAR A UN NIÑO CON TDAH. TIPS QUE HACEN EL ESTUDIO EFICAZ

TIP 1: Un gran secreto sobre la motivación: Un niño con TDAH motivado puede tener un mejor desempeño escolar que un niño sin TDAH desmotivado. Si el niño no logra motivarse de manera autónoma, podemos apoyarlo de modo sistemático y perseverante.

Preséntale el aprendizaje como un descubrimiento: utiliza tics, cuéntale una historia, muéstrale un video, etc. Acerca de personas que han cambiado el rumbo de la humanidad por tener el gusto de aprender, aplicar, y pensar diferente.

Vincula lo que aprenderá, a su cotidianidad. De esta manera, el aprendizaje adquiere sentido; por ejemplo, no es lo mismo aprender fracciones porque es un contenido de matemáticas, que aprender a fraccionar un trozo de pastel, el dinero del paseo y cosas así.

Aplica refuerzos positivos. Son técnicas sencillas y poderosas, puesto que, con solo un movimiento de cabeza, una mano sobre su hombro, un like, puedes permitirle que se sienta reconocido, que desarrolle confianza en sí.

Los niños viven en el presente. Es poco probable lograr motivarles a estudiar con que las tareas sirven para su futuro.  Miedo y castigos no son motivadores, sino que generan más estrés y frustración. Esto resulta en DESMOTIVACIÓN. ¡Evítalo!

TIP 2: Cómo crear tiempo cuando no lo hay: La estimación temporal es algo que los niños no manejan de manera espontánea. Por esto, la mayoría de niños que presentan características de TDAH invierten mucho tiempo sin lograr los objetivos trazados. Para evitar esto, los adultos debemos entrenar la habilidad de gestión temporal con el uso de diversos medios, como calendarios, relojes de pared o de arena, cronómetros, agendas, planificadores, etc. La gestión del tiempo permite "crear" tiempo cuando este “no alcanza”.

Pasos para organizar el tiempo. Apunta las actividades mensuales más importantes, incluso el tiempo libre. Se sugiere que esta actividad se haga en conjunto con el niño, en un calendario o agenda que vea y utilice a menudo. Además, hacerle preguntas para ayudar al desarrollo de la estimación temporal; por ejemplo, medir el tiempo y conversar sobre el resultado. ("¿Cuánto tiempo crees que tardarás en comer?")

Prepara lo necesario para el tiempo de estudio. Comienza por revisar el calendario o agenda y preparar los materiales necesarios para el tiempo de estudio y evitar distracciones. (cuaderno, libro, materiales, estuche, reloj, computador conectado a internet, materiales anexos etc.)

Planifica el tiempo.  Calcula el tiempo necesario para cada tarea. Para esto, se debe estimar el tiempo en conjunto con el niño. A menudo estimará de manera inadecuada, por eso al comienzo debemos acompañarlo y corregir la estimación en caso de que sea necesario.

Prevé descansos.  Si el tiempo no fue suficiente, se puede añadirlo o dividir la tarea en dos periodos. Para que esto resulte, será necesario valerse de un reloj o cronómetro que nos avisarán cuando el tiempo previsto haya concluido. Se recomienda que por cada tarea se inviertan entre 20 o 25 minutos con intervalos de 5 minutos de descanso en los que debe desconectar, se pueda mover o estirar el cuerpo, beber agua, descansar en un sofá, etc.

TIP 3: El arte de preparar un lugar para aumentar su atención y disminuir la distracción: Eliminar los distractores puede ayudar a mejorar la atención y, con esto, su capacidad de concentración. Debemos recordar que los niños con TDAH presentan dificultad para filtrar los estímulos del medio ambiente. El paso de un insecto o el ruido exterior pueden generar que el niño pierda la atención en la tarea que está realizando. Asimismo, tardan más en regresar a focalizar su atención en la tarea. Por esto es necesario disminuir al mínimo los posibles focos de distracción y para ello hay que ayudarlos a gestionar un lugar libre de distractores para aprender:

No sobrecargar el espacio. Las paredes no se deben adornar con señales visuales, a menos que sean necesarias; es decir, que cumplan la función de recordar algo o que puedan servir para apuntes; esto también rige para los estímulos auditivos, por lo que se recomienda contar con espacios sin música de fondo y si es necesaria, a un volumen moderado, TV apagada, etc.

Organización de espacios.  Que el espacio sea confortable y que tanto el global (habitación) como parcial (mesa o escritorio de trabajo) contengan estrictamente lo necesario y de manera ordenada. Para esto puedes utilizar organizadores visuales, contar con una silla cómoda, una pelota de relajación, iluminación adecuada, un escritorio en que quepa lo necesario, etc.

Respetar el espacio de trabajo. Acordar una estrategia para no interrumpir los momentos de atención. Para esto pueden colgar alguna señal que indique que el niño está trabajando, que puede ir afuera o al ingresar al lugar. Monitorear el uso de tecnologías. Es preciso asegurarse de que toda la tecnología presente tenga un fin pedagógico; así se eliminan las posibilidades de que utilice las TICS con un fin distractor.

TIP 4: Una técnica potente para demostrarle que puede lograr TODO: Los síntomas del TDAH provocan que se desarrollen altos niveles de ansiedad y frustración y con esto, un bloqueo para estar dispuesto a aprender. Por esto se vuelve trascendental que gradúes la complejidad de la tarea de la siguiente manera:

Con antelación, revisa qué debe hacer y divide la tarea según el nivel de complejidad alta, mediana y baja. Las tareas de menor complejidad se realizan al terminar la sesión, ya que entonces estará más cansado y además terminará con la sensación de haber aprendido, de que no es tan difícil, lo que aumenta su propia valoración y disminuye el nivel de frustración.

Resulta poco beneficioso intentar ejecutar más de una actividad a la vez, pues a menudo fallan en su realización y esto produce gasto adicional de energía, frustración, poco o nulo aprendizaje, etc.

Al momento de gestionar el tiempo, decide en conjunto con el niño por cuál área debe comenzar, ya que, si tal tarea es de mediana complejidad, se comienza por esta y se dedican 20 minutos exclusivos. Luego, si otra tarea es más compleja, se realiza segunda. Pueden finalizar con la tarea de artes, que es lo que más le gusta, de menor complejidad, y le dedican toda la atención de los 20 últimos minutos a lo más sencillo y placentero.

TIP 6: Cómo activar la mente y el cuerpo para obtener resultados óptimos: El ejercicio físico eleva los niveles neurotransmisores en el cerebro que se ven afectados por el TDAH.  Colabora a canalizar la alta actividad motriz que caracteriza a los niños con predominio hiperactivo e impulsivo. Los ejercicios de gimnasia cerebral colaboran en activar la relación de ambos hemisferios cerebrales, propiedad que también afecta este trastorno. Se recomienda que antes de comenzar la sesión (5 minutos) y durante el estudio (5 minutos de descanso) se practiquen ejercicios de estiramientos, activación de sistema cardiovascular, ejercicios de gimnasia cerebral, etc. con los que el niño se sienta cómodo.

TIP 7: Cómo descubrir su propio estilo del aprendizaje y hacer que se divierta: Si detectamos cómo nos resulta más agradable aprender, el proceso se puede hacer de manera más eficaz. Estas preferencias o tendencias constituyen nuestro estilo de aprendizaje. Hay varias clasificaciones. En este apartado abordaremos la clasificación sensorial:  todos presentamos un sentido favorito y, si contemplamos este sentido, podemos mejorar la calidad del aprendizaje. Según esta clasificación, existen tres sistemas para aprender la información recibida: visual, kinestésico y auditivo.

Debes hablarle sobre los estilos de aprendizaje. Luego es recomendable que realice un test para identificar cuál es su estilo predominante.

http://www.galeon.com/aprenderaaprender/vak/vakest.htm https://www.orientacionandujar.es/wpcontent/uploads/2014/09/TEST-ESTILO-DEAPRENDIZAJES.pdf

Sugiere estrategias de aprendizaje según los resultados.

https://www.universidadescr.com/blog/tecnicas-de-estudio/

Cookies use: This website uses its own and others cookies to improve your user experience and offer you an optimal service. If you continue browsing our website, you will be accepting the use of cookies and the conditions established in our Privacy Polity.   Agree