¿Cómo combinar el trabajo desde casa con el cuidado de los niños?


Una de las estrategias que ha demostrado efectividad en disminuir el contagio del Covid-19 es la de permanecer en casa y evitar el contacto con personas y familiares con los que no vivimos en la misma casa. En esta nueva situación, los padres de familia hacen grandes esfuerzos para responder de manera adecuada al teletrabajo y al cuidado de los hijos. Si bien no todas las familias atraviesan por las mismas dificultades, dado que cada una tiene necesidades distintas, en este boletín les presentamos algunas recomendaciones sencillas que pueden implementar en casa y que serán de ayuda para encontrar un balance.

Writen by: Lic. Elaine Wolfenzon (Psicóloga Educacional) |08-03-2021

Reading time: 6 mins, 43 segs

Una de las estrategias que ha demostrado efectividad en disminuir el contagio del Covid-19 es la de permanecer en casa y evitar el contacto con personas y familiares con los que no vivimos en la misma casa. En esta nueva situación, los padres de familia hacen grandes esfuerzos para responder de manera adecuada al teletrabajo y al cuidado de los hijos. Si bien no todas las familias atraviesan por las mismas dificultades, dado que cada una tiene necesidades distintas, en este boletín les presentamos algunas recomendaciones sencillas que pueden implementar en casa y que serán de ayuda para encontrar un balance.

  1.  Sé realista y ajusta las expectativas.

Analicemos con calma las responsabilidades que debemos asumir para poder llevar a cabo una planificación adecuada que nos permita realizar las actividades que nos hemos propuesto. En esta tarea es importante tener en cuenta el cuidado de nuestra salud física y emocional, por lo que debemos ajustar nuestras expectativas diariamente.

Antes que nada, es necesario considerar que estamos en una situación particular y poco común, por lo que es importante que seamos justos con nosotros mismos y no nos exijamos más allá de lo que vamos a poder cumplir.

  1. Organiza el tiempo y llega a acuerdos de convivencia

Es fundamental definir momentos para estar disponibles para los niños y destinar tiempos realistas para las tareas laborales[1]. Planear la semana y revisar cada noche las diversas actividades, ayudará a saber cuáles horas del día serán más adecuadas para dedicarse al trabajo y cuáles para ayudar a tus hijos con las clases virtuales u otras actividades. De todos modos, es importante considerar cierta flexibilidad y establecer pausas, tanto en la mañana como en la tarde, para estar con los chicos, avanzar otras tareas de la casa o simplemente moverse, estirarse o hacer un poco de ejercicio.  

Además, es necesario que en casa se distribuyan las actividades y que se compartan las tareas con los diferentes miembros de la familia. Es importante aprovechar el espacio de estar todos en casa para promover la autonomía de los niños, darles actividades y responsabilidades que puedan llevar a cabo y que contribuyan a la organización del hogar. También es básico afianzar los vínculos entre padres e hijos y entre hermanos, al estar pasando tantas horas juntos, lo que constituye una oportunidad. De otro lado, si vivimos con niños pequeños, debemos considerar periodos de juego y combinarlos con momentos de estudio porque sus lapsos de atención son breves y requieren de material concreto y del movimiento para aprender. Para los chicos, el juego es una herramienta esencial y no debemos perder de vista su importancia en el día y a día al interactuar con sus hermanos y familiares o con sus amigos de forma virtual. Si bien al principio podrá ser difícil llegar a acuerdos, los pequeños, poco a poco, se irán adaptando y podrán acomodarse mejor para aprender con la ayuda de sus profesoras y depender, en menor medida, del apoyo de sus padres.

  1. Crea una rutina.

El repartir de manera justa y equitativa las responsabilidades y tareas del hogar entre los adultos, los adolescentes y los niños facilitará la distribución del tiempo y permitirá ir creando hábitos y una rutina. En este sentido, es básico intentar establecer pautas claras y armar una estructura equitativa para evitar conflictos y promover una dinámica más ligera que contribuya a desarrollar la autodisciplina y la autonomía. Claro está que la situación puede tomarse como una oportunidad para involucrar a los diferentes miembros de la familia en las labores domésticas y en el cuidado de los más pequeños, lo que ayudará a todos a aprender cosas nuevas y a ser más independientes.  

  1. Muéstrate disponible.

Si tienes niños en casa, es importante que sepan que estás trabajando y sean conscientes de que, si necesitan algo, pueden acudir a ti para preguntarte o buscar que los ayudes a solucionar algún problema. En este contexto, es fundamental que, frente a cualquier requerimiento, ellos sepan que los adultos o sus hermanos en casa, estarán dispuestos a ayudarlos. Lo ideal es prestarles atención y explicarles de manera calmada y clara que debes volver al trabajo. Los niños valoran mucho saber que hay algún adulto atento a ellos y disponible si necesitan algo. Poco a poco, se irán acostumbrando al horario y a los acuerdos establecidos. Una buena recomendación es comenzar el día brindándoles un tiempo de manera exclusiva, esto los ayudará a sentirse seguros y a poder trabajar mejor el resto de la jornada.  

  1. Crear un espacio de trabajo en casa

Es necesario crear un espacio de trabajo en casa lo suficientemente cómodo y privado para ti, y otro para el aprendizaje de tus hijos. También es beneficioso contar con un ambiente específico, cómodo, adecuado e iluminado de trabajo que facilite que, tanto ustedes como padres y ellos como estudiantes, comprendan que el estar en esa zona significa que es momento de trabajar y de aprender.

  1. Establece límites, pero sé flexible

Es importante hablar con tus hijos y hacerles saber que las tareas de papá y mamá en casa son igual de importantes que las actividades de la escuela que ellos realizan. Enseñarles que hay momentos en los que ellos necesitan estudiar o jugar en silencio. Si bien esto es deseable, no es fácil crear una división entre tu vida laboral y parental al trabajar desde casa. En esta situación los límites se vuelven un poco borrosos y es importante ensayar y aprender a ponerlos en una y otra dirección, tanto para los padres como para los hijos.

En esta línea, ser claro y mantener una comunicación abierta siempre es positivo y nutre la relación entre padres e hijos. Para facilitar la comprensión de los límites, se pueden definir zonas y, por ejemplo, usar carteles cuando uno requiere silencio, está en una reunión o en una llamada. Con estos elementos concretos los pequeños aprenderán a identificarlos más fácilmente y los irán incorporando de manera progresiva.

Los límites y la rutina son elementos positivos, la situación actual nos obliga a ser flexibles para aceptar que no todo va a fluir como quisiéramos y que podemos hacer cambios a nuestros planes para mejorar. De otro lado, es beneficioso aprovechar los espacios juntos en casa para ir observando el desarrollo de nuestros hijos y estar atentos a lo que cada uno necesita. Además, el día a día nos permitirá ir ajustando nuestros acuerdos y horarios en base a lo que vayamos descubriendo, sobre todo cuando se trata de niños pequeños o adolescentes.

  1. Muévete

Establece una hora al día para hacer ejercicio o hacer una caminata con tus hijos. Incluir movimiento o ejercicio ligero en la rutina, así como salir un rato de la casa, ayudará a mejorar el humor de todos los integrantes de la familia, además de eliminar energía extra, mejorar nuestra salud y mantener nuestro cuerpo activo.

Nadie esperaba que la pandemia se extendiera tanto tiempo, pero hay que adaptarse a las circunstancias y sacar provecho de la situación. Seguramente habrá momentos difíciles, días en que terminemos cansados y otros en los que todo marche según lo previsto. Sin embargo, es importante saber rescatar lo positivo de cada experiencia adversa, disfrutar de los momentos sencillos y plantear nuevos retos.

Esperamos que estas recomendaciones sean de utilidad para mejorar el balance entre el trabajo y la familia y, al mismo tiempo, ayuden a fortalecer la relación y el vínculo entre padres e hijos.

Referencias:

 

[1] En esta línea, es importante conversar con tu empresa y con tu equipo de colaboradores para buscar las mejores opciones de manera que cada uno pueda avanzar sus tareas autónomamente y encontrar un periodo de reuniones, si fuera necesario, en base a las características de cada trabajo y familia.

 

Cookies use: This website uses its own and others cookies to improve your user experience and offer you an optimal service. If you continue browsing our website, you will be accepting the use of cookies and the conditions established in our Privacy Polity.   Agree