El arte en los niños


Desde que el hombre existe, el arte ha formado parte esencial de su vida, en sus rituales y celebraciones, en sus construcciones, en los diseños y herramientas que elabora, entre otros. Además, las diferentes manifestaciones artísticas a lo largo del tiempo, han permitido recopilar la historia y entender a nuestros antepasados, así como también conocer aspectos importantes del presente e imaginar el futuro.

Writen by: Lic. Elaine Wolfenzon (Psicóloga Educacional) |10-05-2021

Reading time: 5 mins, 24 segs

Desde que el hombre existe, el arte ha formado parte esencial de su vida, en sus rituales y celebraciones, en sus construcciones, en los diseños y herramientas que elabora, entre otros. Además, las diferentes manifestaciones artísticas a lo largo del tiempo, han permitido recopilar la historia y entender a nuestros antepasados, así como también conocer aspectos importantes del presente e imaginar el futuro.

El arte es una forma de conocimiento, un lenguaje que integra las distintas posibilidades de creación del ser humano para representar su propia visión del mundo y comprenderlo. Así, el hombre, mediante diferentes recursos (plásticos, corporales, lingüísticos, rítmicos, visuales, sonoros, etc.) es capaz de expresar ideas, emociones, percepciones y sensaciones a través del arte.

A nivel del desarrollo del niño, distintas investigaciones han demostrado que los aportes del arte son variados y que trascienden el hecho de facilitar un espacio lúdico en el que el niño pueda adquirir algunas habilidades específicas. Hoy se sabe que el arte juega un papel fundamental en el crecimiento del niño y en su aprendizaje por lo que es básico que los pequeños puedan estar en contacto con él y tener espacios para practicarlo y apreciarlo desde temprana edad. Algunos de estos beneficios son:

  • Es una ventana al mundo interno del niño. Los niños, a través del arte, logran conectarse con sus emociones y sensaciones, expresar su mundo interno y, muchas veces, plasmar en una creación aquello que no son capaces de poner en palabras. En sus producciones, no hacen una representación objetiva del mundo, sino que expresan sus preferencias, lo que les disgusta y lo que les ha impactado. En este sentido, el arte desarrolla la sensibilidad y facilita cierto nivel de introspección y autoconocimiento en las personas. También, al relacionarse con el arte, los niños pueden aprender a apreciar y tolerar lo ambiguo, la incertidumbre y la frustración, lo que los enriquece emocionalmente.
  • Conecta a los niños con su entorno. Los niños suelen explorar el espacio físico que los rodea y para ello utilizan sus cinco sentidos. Observan cuanto hay a su alrededor, escuchan distintas canciones y melodías; experimentan con texturas y formas y, todo ello, se convierte en objetos para representar en sus creaciones. En esta línea, es básico que los padres promuevan la sensibilidad de los niños para usar sus sentidos ya que esto les servirá para ampliar su bagaje de experiencias, poner contenido en su expresión artística y en su vida en general.
  • Promueve el pensamiento creativo y la curiosidad. El arte incita a los niños a buscar distintas alternativas para plasmar o representar aquello que tienen en mente. También promueve el pensar fuera de lo convencional, despierta la curiosidad y enfrenta a los niños con experiencias poco estructuradas que los retan a ser más flexibles y a utilizar su imaginación. Igualmente, el arte los ayuda a desarrollar la capacidad de innovar, de solucionar problemas y de entender que está bien probar y equivocarse.
  • Ejercita la motricidad. El arte contribuye con el desarrollo del esquema corporal, la coordinación motora gruesa y la fina. Así, a través del uso de diferentes herramientas y materiales, al tocar un instrumento, realizar coreografías, por ejemplo, el niño puede afinar sus movimientos, desarrollar sus trazos, adquirir fuerza, coordinación y tonicidad, entre otras destrezas.
  • Fortalece la atención y concentración. Permite al niño desarrollar la capacidad de esfuerzo sostenido y de atención a los detalles. A través del arte el niño aprende a observar, a permanecer en una tarea y, también, a plantearse metas para luego esforzarse por cumplirlas.
  • Promueve el pensamiento crítico y la reflexión. Es un lenguaje que nos pone en contacto con diferentes temas y contenidos que reflejan, de alguna manera, las situaciones cotidianas y los problemas o dilemas del momento histórico en el que vivimos. En ese sentido, los niños, al estar en contacto con el arte pueden aprender a entender el pensamiento colectivo, lo que sienten y piensan los demás sobre distintas problemáticas y con ello comenzar a interpretar su mundo y la sociedad en la que viven.
  • Posibilita un canal de comunicación entre el adulto y el niño. A través de las creaciones, construcciones, juegos y dibujos o representaciones de los niños los adultos pueden conocer más sobre lo que viven sus hijos, lo que los asusta, les preocupa o les gusta. Así, en sus producciones, muestran las relaciones que han establecido con los objetos de su entorno y van añadiendo detalles en función de los elementos que van cobrando importancia en sus vidas.
  • Brinda un espacio de disfrute, felicidad y libertad. Poder expresar sus ideas y sentimientos libremente, les permite experimentar de forma lúdica con distintos materiales y dejarse llevar por el placer de crear. En este sentido, el arte les permite un momento de relajación y diversión en el que pueden sentirse cómodos y felices. Sin embargo, es importante señalar que el arte no es solo dejarse llevar para representar o crear, también en su momento, implica disciplina, trabajo, perseverancia, aprendizaje, estudio, práctica y responsabilidad.
  • Descubrir el gusto por la estética y la belleza. Para desarrollar el gusto y la sensibilidad estética es necesario estimular la agudeza de los sentidos, la espontaneidad, la capacidad de atención y contemplación, la habilidad de observación y la percepción, todas ellas destrezas que desarrollan la práctica y proximidad con el arte. 

 

¿Cómo acercar el arte a los niños? Algunas ideas prácticas que pueden resultar útiles:

  • Llevarlos a conocer museos, visitar exposiciones de distintos tipos y acudir a espectáculos (teatro, danza, ballet, conciertos, cine, etc.).
  • Escuchar música, leerles poesías y versos en rima, así como cuentos o biografías de diferentes artistas, músicos.
  • En casa, disponer de un espacio para crear con libertad, pintar, dibujar, armar, construir, con diferentes materiales que les ofrezcan distintas posibilidades. También es importante exponer o mostrar las obras de arte de los niños.

 

 

 

 

 

 

 

 

Entonces, el arte es un conocimiento en sí mismo que permite desarrollar importantes habilidades cognitivas, afectivas y sociales. De otro lado, brinda a los niños y, a los individuos en general, la posibilidad de cuestionar, interrogar e interpretar su entorno y, también, les permite experimentar diferentes situaciones y diversas actividades que los ayudarán a ser más sensibles y mejores seres humanos.

Referencias:

Cookies use: This website uses its own and others cookies to improve your user experience and offer you an optimal service. If you continue browsing our website, you will be accepting the use of cookies and the conditions established in our Privacy Polity.   Agree