El cuidado del medio ambiente


Hoy en día se escucha hablar mucho acerca de la importancia de preservar el medio ambiente. Temas como el reciclaje, el calentamiento global, la capa de ozono, etc. se tratan todo el tiempo. Pero, ¿qué cosa es el medio ambiente?, ¿por qué es importante involucrar a los niños en el cuidado de los recursos naturales?, ¿qué papel pueden desempeñar ellos en este tema?, ¿cómo podemos educar a nuestros hijos en favor del medio ambiente?

Writen by: Lic. Elaine Wolfenzon (Psicóloga Educacional) |01-12-2020

Reading time: 4 mins, 37 segs

Hoy en día se escucha hablar mucho acerca de la importancia de preservar el medio ambiente. Temas como el reciclaje, el calentamiento global, la capa de ozono, etc. se tratan todo el tiempo. Pero, ¿qué cosa es el medio ambiente?, ¿por qué es importante involucrar a los niños en el cuidado de los recursos naturales?, ¿qué papel pueden desempeñar ellos en este tema?, ¿cómo podemos educar a nuestros hijos en favor del medio ambiente?

“Se entiende por medio ambiente el entorno que afecta y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o la sociedad en su conjunto.”[1] Abarca tanto el espacio físico que nos rodea como el entorno social y cultural.

En la actualidad existen muchas organizaciones preocupadas por difundir la importancia del cuidado de los recursos naturales, así como asociaciones o grupos que buscan preservar las riquezas de nuestro plantea (el agua, los árboles, los animales, etc.). No es un tema nuevo y las consecuencias de la falta de cuidado o abuso no se están haciendo esperar. Los cambios climáticos, las fuertes lluvias, los huaicos y sequías, la contaminación del aire, la suciedad de nuestros ríos, mares y lagos, entre otras manifestaciones, nos lo demuestran.

Quizás pensamos que son las políticas de gobierno las encargadas de plantear soluciones a estos problemas. Lo cierto es que, a través de los pequeños cambios que logremos en nuestros hogares y en nuestra rutina diaria, veremos la diferencia.

Bajo este panorama, es nuestro deber asumir un rol activo y responsable. Como sabemos, la educación comienza en casa y la mejor forma de involucrar y enseñar a nuestros hijos es con el ejemplo.

Nuestros niños llegarán a ser adultos y sobre ellos caerá la responsabilidad de cuidar el planeta para las futuras generaciones. Los hábitos y los valores que ellos y ellas puedan adquirir hoy en relación a los usos y al cuidado de los recursos naturales, contribuirán a mejorar no sólo su calidad de vida sino también la del planeta en general.

La curiosidad y el interés de los niños por el mundo que los rodea, hacen de la niñez el mejor momento para inculcar estos hábitos. El sólo hecho de apagar las luces que no se usan, o de cerrar el caño mientras nos cepillamos los dientes, son buenos ejemplos para comenzar a tomar conciencia y asumir una actitud responsable y respetuosa frente al medio ambiente.

Pequeñas contribuciones que pueden hacer la diferencia: 

  • Realice paseos cortos de observación. Para valorar la naturaleza hay que conocerla y saber apreciarla. Invitemos a nuestros hijos a hacernos sugerencias sobre cómo podríamos mejorar los espacios verdes, los parques, la playa, el mar, etc.
  • Estimule la investigación a través de cuentos, películas y páginas web. Hoy en día existen una serie de medios que nos permiten comprender e informarnos acerca de estos temas. También en internet podemos encontrar cuentos, actividades y juegos educativos que transmiten a los niños el mensaje de la conservación.
  • Enseñe a los niños la importancia de cuidar los recursos y los animales. Inculque sensibilidad, respeto y buen trato hacía estos últimos.
  • A todos nos agrada vivir en un lugar limpio y ordenado. Incentivemos en nuestros niños el cuidado de los materiales enseñándoles a mantener limpio su ambiente de juego o de trabajo y a colaborar con el orden y la limpieza de los espacios compartidos. El que aprendan a no ensuciar y no desperdiciar desde pequeños contribuirá al bien común.
  • Tratemos de utilizar plantas o macetas para decorar nuestro hogar. Si contamos con jardín, cuidémoslo e involucremos a los niños en la tarea. Los niños disfrutan mucho de la experiencia de tocar la tierra con sus manos, sembrar y regar.
  • Acostumbremos siempre a desenchufar y apagar los aparatos eléctricos después de usarlos (televisión, computadora, licuadora, lavadora, etc.). Así como también a apagar la luz cuando salimos de una habitación.
  • Aprendamos a cerrar el caño mientras nos jabonamos en la ducha o cuando nos lavamos los dientes, de esa manera ahorramos agua.
  • Siempre que se pueda, para distancias cortas y lugares seguros, camine y utilice la bicicleta. Hacer ejercicio y disfrutar de un rato al aire libre, será positivo para todos. 
  • Practique el reciclaje en casa, esto puede ser divertido para los niños y resulta una actividad muy eficaz. Podemos empezar con tres recipientes o cajas de diferentes colores para depositar en ellas lo que se pueden reutilizar como botellas de plástico, cajas y empaques de cartón y otro para frascos de vidrio.
  • Fomente la consciencia e intente reducir el consumo innecesario de productos en general.
  • Recuerde que el ruido y el volumen alto, así como los sonidos fuertes y molestos, también son elementos contaminantes. Acostumbremos a los pequeños a respetar a los demás y a convivir en armonía.

Debemos cambiar algunos de nuestros hábitos y enseñarles, con pequeñas actividades y, a través de nuestro ejemplo, a tomar consciencia y a desarrollar valores que les permitan vivir armónicamente. Así tendrán un mundo más habitable.

Referencias:

 

 

Cookies use: This website uses its own and others cookies to improve your user experience and offer you an optimal service. If you continue browsing our website, you will be accepting the use of cookies and the conditions established in our Privacy Polity.   Agree